Mi primer viaje a Disney (a los 37 años)

Versión corta: Fue un viaje en el tiempo, regresé a los 8 años pero 29 años después. Desde los 37 soy fan de Disney World, he vuelto 6 veces y volveré muchas más. Hollywood Studios es el mejor parque si te gusta la adrenalina. Me tomé una foto con La Gaviota mientras viajaba a Marte. El tesoro escondido para los amantes del agua es Blizzard Beach. En Disney World puedes comer muy buen foie gras y otras delicias., hay opciones para todos. Disney World es como estar dentro de una mega obra de teatro. Casi todos los sueños se pueden volver realidad en Disney World. Todo el mundo tiene que ir a Disney al menos una vez en su vida. Un viaje a Disney te inspira, te trae recuerdos y te une como familia. Avisarle a tu suegro que le vas a proponer matrimonio a su hija siempre suma puntos. Las 3 palabra clave para un viaje mágico y perfecto a Disney son: Planeación, tiempo y pasión. Quedarse en un hotel de Disney hace toda la diferencia.

Versión larga: Te invito a leer con calma la historia completa. Tiempo de lectura 13 minutos, pero valen la pena . Que lo disfrutes y gracias por leerme. 😉

Ahora sí, aquí va la historia completa de mi «primer» viaje a Disney World a los 37 años…

Me llamo Rafa Bracho, soy mexicano. Actualmente tengo 43 años y estoy casado con Liz, que es gringa. Vivimos en la CDMX, tenemos 5 años de casados. Tenemos un hijo encantador de 2 años, que se llama Lucca.

De 1983 a 1987 viví con mi familia en en Houston, Tx. Fuimos muy felices viviendo allá. En el verano de 1984, cuando estaban los juegos olímpicos de Los Angeles fuimos a Disney World por primera vez. Lo poco que me acuerdo de ese viaje es que teníamos que andar mucho en coche porque nos quedamos en un hotel lejos de Disney World. Me acuerdo de haber disfrutado muchísimo Speedway en Magic Kingdom y que mi hermana sufrió mucho en Big Thunder Mountain. También me acuerdo que el juego del futuro en Epcot me inspiró mucho. Mi papá cuenta una historia graciosa de ese viaje:

Rafa: Oye papá, sabes porqué Donald Duck está enojado?
Papá: ¿Porqué hijo?
Rafa: ¡Porque este año cumple 50 años y no lo han festejado en Disney! ¿Que mala onda, no? ¿A poco no estarías enojado si te pasara lo mismo?

Técnicamente hablando ese fue mi primer viaje a Disney y aunque me acuerdo de poco, ahí quedó en mi memoria y la de mi familia.

En 2010 nos conocimos Liz y yo, y conforme avanzaban los meses de noviazgo ella me contaba de sus viajes a Disney. Sus papás son miembros de Disney Vacation Club (DVC) desde los 90’s. Para cuando nos conocimos, Liz ya había hecho al menos 20 viajes en su vida a Disney World además de cruceros, Aulani en Hawaii, etc. Desde que salió de la universidad ella es la encargada de planear los viajes a Disney con su familia. Dos años después de conocernos me convenció de ir a Disney con su familia para celebrar la graduación de su hermana, Julia. Decidió planear el viaje para mediados de Mayo de 2013 porque era un buen mes con menos gente.

La planeación

Liz empezó a planear el viaje minuciosamente desde Septiembre de 2012. Ya se imaginarán mi cara cuando me preguntaba cosas del viaje que iba a pasar en Mayo. ¡9 meses después! Como buen mexicano, en ese entonces tenía la mala costumbre de planear mis vacaciones de último momento. Lo único que yo le decía a Liz es que me prometiera que no íbamos a pasar horas en las filas y que quería subirme a juegos con mucha adrenalina.

Durante esos meses Liz me preguntaba sobre ciertos juegos y poco a poco me iba platicando el plan completo. Y por supuesto para cuando nos subimos al avión yo solamente sabía que iba a Disney World con sus papás y hermana. Lo único que me tenía un poco tenso era que en ese viaje le pensaba dar la noticia al papá de Liz que a finales de año le iba a proponer matrimonio. ¡Ay nanita¡ 😬

Simplemente me subí al avión, relajado y me dejé llevar…

La llegada y el pin de primera visita

La primera sorpresa mágica: El Magical Express. Cuando te quedas en un hotel de Disney desde que recoges tus maletas empieza la magia. En la salida del aeropuerto le das tu numero de reservación a un Cast Member te dice «Welcome Home» y te subes a un camión decorado con Mickey y empieza la magia.

El conductor enciende el camión, se presenta y empieza un video de bienvenida con todos los personajes clásicos de Disney y luego caricaturas. ¡Casi empiezo a brincar de la emoción!

Conforme avanzan los kilometros, en las pantallas siguen las caricaturas clásicas de Disney, los niños cada vez empiezan a emocionarse más y yo junto con ellos.

Y entonces llega el momento esperado: cruzar el arco de Walt Disney World – Where Dreams Come True. Todo el camión grita al mismo tiempo: Wohooooo!!!

Llegamos al hotel y lo primero que me dieron en la recepción fue mi pin de primera visita!

A partir de ese momento me empecé a sentir especial, porque tenía mi pin de 1st visit y lo porté con orgullo durante todo el viaje. Todos los días antes de vestirme se lo ponía a la t-shirt del día y cada vez que interactuaba con un Cast Member me decían: «Happy 1st Visit!«

En aquel viaje nuestro itinerario fue: 2 días en Magic Kingom, 2 días en Hollywood Studios, 1 día en Epcot, 1 día en Animal Kingdom y 1 día en Blizzard Beach.

recuerdos, nostalgia y emociones

El primer día desayunamos en el cuarto porque tenía cocina y tan pronto pudimos, salimos a la aventura. Por primera vez me subo al camión que te transporta desde el hotel a los parques. La única diferencia entre los niños del camión y yo eran mis canas. 👨🏼‍🦳 Mi vista iba fija hacia el infinito, esperando el momento de ver el castillo de Magic Kingdom. Liz había planeado visitar Magic Kindom el primer día, porque dice que para cualquier principiante es una experiencia única ver el castillo en tu primer día. Inmediatamente que entramos a Main Street, empezaron a regresar las memorias de aquel viaje con mi familia en el 84; pero a los 37 años lo vi completamente diferente, más vivo. ¡Super-mega-recontra-wow! 🌟🎉

Además para mi sorpresa no hacía tanto calor. Liz había hecho una excelente elección de temporada para nuestro viaje. Además como Liz y su familia son expertos (ahí la llevo yo hoy en día), sabían perfectamente qué camino tomar para llegar más rápido de un lado del parque a otro y Liz tenía todo perfectamente planeado para que yo conociera todos los juegos clásicos y algunos nuevos. ¡Una verdadera delicia¡

Para mi siguiente viaje a Disney me di cuenta que la magia de ese «primer viaje» fue que Liz lo planeó con mucho tiempo de anticipación y con mucho detalle.

La nostalgia que vas sintiendo y la magia que vas viviendo conforme pasan los minutos es inexplicable. It’s a Small World me trajo unos recuerdos de mi infancia, Space Mountain me inyectó adrenalina, Splash Mountain me empapó, Speedway casi me hizo llorar. Y en la noche, obviamente los fuegos artificiales. Más que un show es una coreografía perfectamente sincronizada entre miles de fuegos artificiales y una historía acompañada de música y personajes de Disney. De pronto volteo a a ver a mi suegro y le corrían lagrimas por las mejillas. Traté de no ser muy obvio pero me conmovió mucho. 😢 Más tarde, con un par de copas de vino blanco, me confesó que es muy llorón y que en ese show siempre llora porque se acuerda de los viajes con sus hijas de pequeñas. Enfin, ese primer día fue una verdadera montaña rusa de emociones. Y lo mejor de todo, muy pocas filas.

hollywood studios = adrenalina y cine

Al día siguiente fuimos a Hollywood Studios y ahí cambió por completo lo que yo esperaba de Disney. Ese parque prácticamente está hecho para mí. Tower of Terror, te atrapa desde que estás al primer cuarto con el video de Twilight Zone y luego la adrenalina de la caída vertical. Y de repente la gran sorpresa: Rock n Roller Coaster. No se los voy a spoilear si nunca han ido, pero si les gusta el rock n roll, Aerosmith, los conciertos de rock y la hyper-adrenalina…no se lo pueden perder. Apenas ibamos en el día 2 y Liz ya había cumplido con mis dos peticiones: pocas filas y mucha adrenalina. Hasta ese momento mi nivel de emoción era muy alto, y de repente entramos a la fila de Toy Story Mania. Desde la fila empiezas a soñar porque te sientas como si fueras otro juguete más de la película. No les voy a contar en qué consiste el juego, pero si les gustan las apuestas les recomiendo que cuando lo vivan, armen una «polla» de $10 dólares por persona y la persona que tenga más puntos de tu familia se lleva el toda la «polla». Nosotros así lo jugamos y el nivel de emoción y adrenalina aumenta muchísimo. En ese viaje creo que ganó Julia, mi cuñada. Luego fuimos al show de Lights, Motor, Action (ya no existe, hoy en ese espacio está Galaxy’s Edge de Star Wars) que era un espectáculo de efectos especiales y acrobacias de películas de acción. Porfin entendí como graban esas escenas de coches a 150km/hr. Mi última sorpresa fue el simulador de Star Wars, que ya se quedó obsoleto con todo lo nuevo. Terminamos con Fantasmic, un show único en donde te metes a los sueños y pesadillas de Mickey Mouse.

Para la noche de ese segundo día yo estaba totalmente maravillado, con una sonrisa de oreja a oreja. Seguía sintiendo la adrenalina y le había dado significado nuevo al mundo del cine. Dos días inolvidables en los mejores parques de diversión del mundo, con poca gente y gracias a una buena planeación de FastPass+ había podido vivir todos los juegos más populares. Ahora portaba mi pin de 1st visit con más orgullo porque sentía que ninguna otra persona había vivido algo como yo.

explorar el mundo, La Gaviota y make a wish

Al día siguiente fuimos a Epcot. Me regresaron muchos recuerdos, no sé porqué pero sobre todo el olor adentro de algunos juegos. Volver a ver la pelota de Epcot junto al monorail y un cielo azul de fondo. Imagen perfecta de foto pal Feis (en 2013 Instagram no era tan popular).

Mission Space fue mi primera sorpresa. Es difícil explicar lo que se siente, pero realmente te conviertes en astronauta dentro de una misión a Marte. En Soarin’ me convertí en águila para sobrevolar muchos paisajes y ciudades de Estados Unidos. Para terminar la primera parte del día, Test Track. Es un juego muy innovador que te hace sentir como ingeniero y diseñador de coches del futuro; además se fomenta el espíritu de competencia para ver quien el mejor coche con mejor desempeño, velocidad, etc. Cuando te subes a «tu coche» la experiencia se multiplica por 10.

Aquí les va una pequeña anécdota cuando nos bajamos del coche en Test Track. Pero antes un detalle sobre un don particular que tiene Liz para detectar a personas famosas en lugares públicos. En 2016, cuando fuimos al crucero de Disney en Europa del Norte, detectó a Steven Tyler (vocalista de Aerosmith) a 50 metros de distancia en Copenhague. Y eso que no es fan de Aerosmith.

Ahora sí la anécdota al salir de Test Track:

Liz: Isn’t she someone famous in Mexico?
Me volteo y enfoco a un grupo de personas a unos 20 metros de distancia.
Rafa: It’s the first lady, La Gaviota!
Yo soy de esos que cuando ve a alguien famoso corre para pedir «la selfie».
Camino rápidamente, le digo a mi suegro que prepare su súper cámara Leica (Dominick es fotógrafo). Me acerco a La Gaviota, dado que está en Disney solamente viene con un Cast Member de VIP Services, un guardaspaldas y obviamente sus hijas.
Rafa: !Hola, soy mexicano! ¿Nos podemos tomar una foto con usted?
La Gaviota aprueba. Dominick toma la foto con su cámara y con el celular de Liz; y le damos las gracias.
Seguimos caminando, Dominick prende su cámara para revisar la foto.
Dominick: Oh, shit, I didn’t take the lens cap off! 😳🤦‍♀️
Se le olvidó quitarle la tapa al lente de la cámara. Jajajajaja. Lo bueno es que tomó una foto con el celular de Liz. 😇

Por la tarde fuimos a caminar a la zona de los países, por supuesto fuimos a visitar México. Pero en esa ocasión mi país favorito fue Alemania. Yo había vivido en Alemania a los 17 años y mi paladar está acostumbrado a un sabor muy específico de salchicha y salsa curry con catsup; en ese pabellón encontré ese mismo sabor. Regresé a Berlín en 1993.

Mas tarde seguimos caminando y en algún momento nos topamos con un grupo de personas con t-shirts con un estampado de Make-a-Wish. Le pregunté a Liz sobre Make a Wish y me explicó que es una fundación que se dedica a transformar la vida de niños que están en su última etapa de la vida por alguna enfermedad. Me conmovió muchísimo ver a esos niños en sillas de ruedas, con sus sonrisas infinitas, orejitas en la cabeza y pensar que estaban cumpliendo su último sueño antes de morir. 😢😢😢

Ese momento le dije a todo el grupo en voz alta y en inglés: I just realized that every person in the world should come to Disney World once in their life. Disney is not only for children, it’s for adults, grandparents and even people who are dying.

Al terminar la tarde escogimos un buen lugar para ver el show de fuegos artificiales, en ese entonces se llamaba Illuminations: Reflections of Earth. No me esperaba que fuera un espectáculo encima del agua, simulando una historia del mundo dividido en tres: Caos, Orden y Significado (Chaos, Order and Meaning).

Al subirnos al camión de regreso al hotel me di cuenta que en Epcot, durante un día me convertí en un explorador del mundo en diferentes formas: astronauta, águila, ingeniero, diseñador y trotamundos. Epcot me inspiró por completo a seguir mis sueños y explorar el mundo.

james bond

Liz me había comentado que me tenía una sorpresa, como regalo anticipado de mi cumpleaños (es en Julio). Entonces el cuarto día, antes de ir a Blizzard Beach (parque acuático) nos despertamos temprano, desayunamos y nos subimos en la mini-van de Dominick. Desde ese momento iba sospechando, porque era el primer día que no ibamos con el resto de la familia y en un camión de Disney a un parque.

De repente, a lo lejos, una gigantesca pista de carreras, parecida a la de Nascar. En los pits estaban estacionados 8 coches deportivos de ensueño: 2 Ferraris, 3 Porsche, 1 Corvette, 1 Viper y mi coche de favorito El Aston Martin! El coche de James Bond.

Liz: Surprise, you are going to drive an Aston Martin, your dream car!

Rafa: ¡Plop! 💩 !¿No maaaaaa…en serio?! 🤩🤟🏎

Llegamos a los pits y primero nos dieron una platica de seguridad y reglas para disfrutar la experiencia. Nos pusimos el casco y cada conductor a su coche de ensueño. ¡No me la podía creer! Es una bestia el Aston Martin. Lo manejé 6 vueltas, llegué a 232kms/hr por algunos segundos. Fueron 18mins que se me pasaron como agua.

Me bajé el coche y Liz me dijo: «Now that’s a smile!»

De ahí nos dirigimos a una experiencia acuática inmejorable: Blizzard Beach.

WATERWORLD QUEDÓ EN EL PASADO

Como les platicaba, de niño viví en Houston y en esa época había un parque acuático que se llamaba Waterworld. Mi hermana y yo éramos adictos a ese parque. La mezcla de agua, toboganes y pasar todo el día en traje de baño nos fascinaba.

Blizzard Beach no tiene nada que ver con Waterworld, es 100 veces mejor. En primer lugar, la historia de Blizzard Beach. El concepto es que algún momento de la historia se congeló el estado de Florida y ese espacio había se conviritió en un resort de esquiar en nieve. Con el paso de los años se descongeló y lo cerraron. Ahora en ese parque vive un cocodrilo que ha convertido todas las pistas de esqui en toboganes.

Ahí vive el tobogán de toboganes: Summit Plummet. Es un tobogán vertical en el que bajas en traje de baño a mas de 80kms/hrs. ¡Ay mamáaaaaaa! 😬🎢

Al llegar al hotel esa noche le mandé un mensaje a mi hermana diciendo: «Tienes que venir algún día a Blizzard Beach, Waterworld quedó en el pasado.»

FOIE GRAS y horas mágicas

Nuestra penúltima noche Liz y yo fuimos a festejar nuestro 2ndo aniversario de novios a Victoria and Alberts. Un restaurante de 5 estrellas. Un restaurante muy elegante y distinguido. El foie gras para chuparse los dedos, las costillas de cordero impecables y los postres con chocolate sobre chocolate. ¡Uf! 🐷

Para bajar la comida aprovechamos que esa noche había Extra Magic Hours en Magic Kingdom. Las Extra Magic Hours (Horas Mágicas) consisten en que el parque está cerrado al público salvo para los huéspedes de los hoteles de Walt Disney World Resort. El resultado es que el parque está prácticamente vacío y te puedes subir muchas veces a tus juegos favoritos. Sin lugar a duda son Horas Mágicas, porque además suceden de 9pm a 12am, entonces te toca disfrutar el Magic Kingdom con iluminación nocturna.

Al llegar al cuarto le dije a Liz: Si hoy se termina este viaje, me regreso perfectamente satisfecho y muy inspirado. ¡Gracias, gracias, gracias!

Pero aún faltaba Animal Kingdom.

EL ÁRBOL DE LA VIDA y el Yeti

Hasta el día anterior me había impresionado la forma como Disney integra storytelling en todos prácticamente todos los juegos y el detalle de la historia desde la fila hasta que sales del juego en la tienda. Sí, cada juego tiene su tienda. 💰💰

Esa mañana comentando este hallazgo Liz me dice: «Everything in Disney World is a show, it’s like a movie or a theatre play. That’s why they call their employees Cast Members.»

Claro, son los miembros de elenco de la obra de teatro. 😳😮

En Animal Kingdom este concepto se acentúa, te llevan de viaje por Africa, Asia, el mundo de dinosaurios y la naturaleza. (Hoy en día también te lleva a viajar a Pandora)

Me imaginaba un zoológico pero con Mickey disfrazado de safari. Y sí, tiene esas dos cosas, pero Animal Kingdom es una oda a la armonía que reina en la naturaleza.

Así como Magic Kingdom te emociona cuando entras y ves el castillo, en Animal Kingdom te recibe el Árbol de la Vida. Un gigantesco árbol artificial que a los mexicanos automáticamente nos recuerda al Árbol del Tule. Adentro del árbol un show de It’s a Bug Life en 5 dimensiones (luz, sonido, aire, olor y agua). Luego un paseo por una selva con pájaros y animales de la selva tropical; de repente estás en Africa. Te transportan a las calles de alguna ciudad de Africa con gente disfrazada, locales y anuncios de calle que te hacen sentir en ese continente. Una parada obligada es el show de Lion King, yo había visto la obra de teatro pero estando inmerso en el mundo de Disney lo vives con mayor intensidad. Por supuesto no puede falta el safari, en lo personal no me encantó porque es masivo y depende de la hora del día en que lo tomes será el tipo de animales que ves. Aún así complementa perfecto la experiencia.

Asia fue mi parte favorita del parque porque está una de las mejores montañas rusas de todo Disney: Expedition Everest. Desde que estás en la fila entras al mundo del montañismo, sientes como si realmente estuvieras a punto de ir en una expedición al Everest (salvo por el clima tropical, jeje). Esa montaña rusa es adictiva, tiene muchas sorpresas inesperadas. Hay un momento donde sientes que «ya valió todo», cuando ves la sombra del abominable hombre de las nieves – El Yeti

Esa noche soñe que Pumpa y Timon combatían al Yeti a lado del árbol de la vida.

Todo estaba tan friamente calculado que Liz sabía que para el 5to día todos estaríamos agotados, así que el resto de los días visitamos los parques con calma y a medio día regresabamos al hotel a tomar una siesta. los demás días se dividían

Los siguientes 2 días regresamos a Magic Kingdom y Hollywood Studios, pudimos repetir mis juegos favoritos y conocer cosas nuevas como Carousel of Progress. No se lo pueden perder si les gusta la evolución de nuestra sociedad con la tecnología.

De repente, despertamos el último día; y como todas las buenas vacaciones, habíamos llegado al final! 😭🚧. Era momento de empacar nuestra ropa y souvenirs, llenos de recuerdos y regresar a México.

Resultado: Mi corazón iba lleno de nuevos recuerdos mágicos, había formado un nuevo lazo con mi familia política, la memoria del celular iba llena y las tarjetas de crédito al máximo. 😰

Esa semana nació una nueva pasión en mi vida: Disney World

Pero mi conclusión más importante fue: la diferencia entre viaje excelente y un viaje malo a Disney está en la planeación.

Estos son los 3 ingredientes más importantes para un buen plan de viaje:

  • Planear con suficiente tiempo de anticipación (al menos 6 meses) y dedicarle tiempo a la planeación
  • Conocer los sueños y deseos más íntimos de las personas de tu grupo y buscar que cada uno lo pueda vivir. Conocer sus preferencias, intereses, etc.
  • Tener una buena estrategia de visita a los parques (conocer cuánta gente habrá en cada parque, qué FastPass reservar, cómo visita cada parque, dónde comer, etc.)

Por cierto, por «angas o mangas», no pude darle la noticia a mi suegro sobre la entrega de anillo a Liz. Nos comprometimos en Noviembre en el Chepe, pero un par de semanas antes le llamé para darle la noticia. Hasta la fecha me dice Liz que lo apreció y agradeció mucho. Siempre es buena idea hablar con tu suegro antes de comprometerte, sumarás muchos puntos para tu relación hacia el futuro.

Gracias por leer la historía de mi «primer» viaje a Disney a los 37 años. Es a partir de esta historia y las muchas otras que he vivido en Disney que decidí junto con Liz queríamos ayudar a otras personas a tener un viaje a Disney único y mágico . En 2017 creamos Magic Concierge con la misión de simplificar y acompañar la planeación del primer viaje a Disney de cualquier familia.

Si estás pensando en vivir tu primer viaje a Disney y no sabes por donde empezar, conoce nuestra guía de viaje para Disney y luego los 10 pasos para planear tu primer viaje a Disney. Este contenido está hecho con mucha pasión, pensando en gente como tú que quiere un viaje mágico e inolvidable.

Contáctame si quieres que platiquemos de tus planes de viaje a Disney y cómo te puedo ayudar. Te prometo ayudar a planear y acompañarte en un viaje igual o más mágico que este primer viaje que yo viví con Liz.

O mándame un correo: rafa@magic-concierge.com


Deja un comentario